Singapur, el pequeño gigante

Alojarnos con gente local nos dio la oportunidad de aprender mucho sobre la situación del país. ¿Cómo un pequeño país con tantos obstáculos y limitaciones terminó convirtiéndose en una potencia y modelo a imitar en muchas (aunque no todas) cosas? Acá te contamos algunas cosas de Singapur que seguramente no sabías…


Si uno abre un planisferio y echa un vistazo, a simple vista le va a costar encontrar este pequeño país, tan sólo tres veces más grande que nuestra Capital Federal. Ahí, en el último rincón de la parte continental, casi cayéndose al mar empujado por Malasia, Singapur se forjó como un país de primer mundo, desencajando un poco de sus vecinos del sudeste asiático.

Y lo de empujado lo decimos en el sentido literal de la palabra. Singapur formaba parte de la Federación Malaya, y allá por el año 1965 por diferencias entre los países casi que fue echado y se terminó independizando el 9 de agosto de ese año. Este joven país cumple tan solo 50 años como estado independiente y piensan festejarlo “Singapur style”, a lo grande (¿será como el complejo de los petizos?). A pesar de todo, siguen siendo bastante unidos con sus hermanos malayos que hasta el himno nacional es en ese idioma, mientras que los idiomas oficiales del país son el malayo, el inglés, el chino y el tamil (de la India). Por eso es que los carteles y letreros que podés ver en los subtes por ejemplo, están escrito en los cuatro idiomas.

sing-5
La famosa Marina Bay

Además, Singapur no solo tuvo que afrontar dificultades relacionadas a una creciente población en un reducidísimo tamaño (razón por la cual implementó durante muchos años un control de la natalidad) sino también no contar con recursos naturales de ningún tipo, ni siquiera algo tan básico como agua. Por eso no tiene una industria alimenticia y debe importar todos los productos que se encuentran en los supermercados haciendo que su costo sea mayor.

Por todo esto y más, esta ciudad-nación podría haberse relajado y escudado en todos estos problemas como excusas para no crecer y desarrollarse. Pero en lugar de eso prefirió cargarse con todo y demostrar que lo del pequeño tamaño es solo territorial.

Rodeado por tanto mar decidió hacer de él una herramienta valiosa. Desarrolló y convirtió su puerto en uno de los más importantes de Asia y del mundo. Hoy en día, en términos de tonelaje, el puerto de Singapur es el más activo del planeta.
También, agobiado por su corto territorio, llevó adelante la tarea de ganarle terreno al mar, ganando año tras año preciados metros cuadrados de tierra. Su otra opción era robárselos a los vecinos malayos, pero de esa forma seria más problemático.

Pero esto no es todo lo que aprovecha del océano, también lo utiliza para solucionar su problema de agua potable. ¿Pero cómo? ¿El agua ahí no es salada? Si, lo es, pero eso no fue un impedimento, ya que Singapur cuenta con plantas desalinizadoras, casi únicas en el mundo, que le permiten utilizar el mar como suministro. Y no sólo cuenta con esta fuente, sino que también reciclan el agua usada, utilizan el agua de la lluvia gracias a grandes reservorios bajo tierra,  e importan parte de lo necesario desde Malasia, contrato vigente hasta el 2060, momento en el cual Singapur quiere lograr el completo autoabastecimiento. Gracias a esta gran ingeniería e innovación de punta, más una masiva campaña de concientización en uso y ahorro de la misma, hoy todos sus habitantes disfrutan del agua potable.

sing-3
El agua también se utiliza para riego y lagos artificiales

Otro de los temas sobresalientes es el tema del transporte público. A diferencia de casi todos los países de la región, acá no se ven muchas motos en la calle. En cuanto a los autos, Singapur implementó un sistema un tanto controvertido, con gente a favor y muchos en contra. Para poder tener tu propio auto, además de tener mucha plata porque son bastantes caros, es necesario ofertar por un limitado número de permisos que subasta el gobierno y que cuestan aproximadamente 50.000 SG. Este permiso dura 10 años y cuando caduca hay que volver a abonarlo, y como si fuera poco hay que comprar un nuevo auto, ya que los autos circulantes no pueden tener más de 10 años de antigüedad. Es por eso que caminar por las calles de Singapur es como estar en un desfile de lujosos autos últimos modelos y de una exorbitante cantidad de locales de marcas exclusivas, no por nada tiene una de las tasas de hogares millonarios más alta del mundo. Por suerte, está la contracara de esto y es el excelente transporte público que tiene el país. Tanto los colectivos como los subtes (MRT) y trenes funcionan de maravilla y su estado es impecable, lo que hace que moverse por el país sea sumamente fácil y accesible para los locales.

sing-2
Marcas como Luis Vuiton, Channel, Dior y demás están desparramadas por toda la ciudad.

Ya les comentamos del problema habitacional que tiene el país. El poco terreno con el que cuenta y sus más de cinco millones de habitantes hace que la única forma de encajar sea hacia arriba. Por esto, y por los altos valores que se requieren para poder comprar una casa o departamento privado, el gobierno desarrolló un plan de viviendas con la construcción de muchas edificios  a lo largo y ancho del país, mucho más accesibles para todos, ya que cuentan con facilidades para adquirirlos. No se crean que estas viviendas sociales, llamados HDB, son consideradas como signo de pobreza, ¡más del 80% de la población viven en ellas! Lo único que para poder acceder a una de estas viviendas vas a tener que estar casado o tener más de 35 años. Sí, si sos soltero a los 30 vas a tener que seguir viviendo con tu familia hasta que encuentres a tu media naranja.

Hasta hace unas décadas se ejercía un control de la natalidad sobre los locales por el cual solo permitía tener dos hijos como máximo. Esto cambió debido a que la población singapurense está envejeciendo y no hay suficientes bebés ni jóvenes para hacer frente al crecimiento económico. Hoy se está incentivando a tener más hijos por familias y atraer inmigrantes.
También está el tema de la inmigración de occidentales en el país. Caminando por las calles notamos la presencia de muchos europeos y norteamericanos, pero que no eran turistas sino que formaban parte de la sociedad. Charlando con nuestro host nos confirmó que en los últimos años no sólo se ven muchos malayos que cruzan la frontera para trabajar, sino que también hay otro grupo de personas que desembarcaron en el país de lugares más lejanos, principalmente atraídos por trabajo y el gran desarrollo del sector financiero, que tuvo en las últimas décadas un crecimiento explosivo llevando a que su PBI se duplique y ubicando al país como uno de los centros económicos más importantes del mundo. Hoy Singapur es uno los países con mayor PBI per cápita y tiene una de las tasas de desempleo más bajas del mundo (menos del 2%).

De la mano a esto último y junto con las estrictas leyes y rápida burocracia, es que el león asiático mantiene bajísimas tasas de criminalidad. Para que se den una idea a que nos referimos con estrictas leyes, no solo está prohibido mascar chicle en este país, entre otras cosas, sino que la tenencia y el consumo de marihuana se castigan con la pena de muerte por ahorcamiento. ¿Será por eso que no vimos ningún hippie acá?
También Singapur se jacta de ser uno de los países con menores índices de corrupción (al menos en el sector público). Esto lo consiguió en parte, atrayendo a las mejores mentes del país del sector privado y pagándoles sueldos de CEOs corporativos. Sí, los políticos singapurenses están entre los mejores pagos del mundo en comparación con el resto.

sing-8.
Desde Enero 2014 (16 meses hasta el momento de la foto) arrestaron 19 ladrones de tiendas en el barrio de Tampines.

Y tanto “ciuda” a su población este gobierno, que para entrar a un casino los locales tienen que pagar una especie de multa o impuesto de 100 SG, mientras que los extranjeros son recibidos con los brazos abiertos. Esto es para desincentivar el juego y “velar por los intereses económicos de sus habitantes”.

Otro dato de color, es que Singapur es uno de los pocos países, llamados desarrollados, que tiene servicio militar obligatorio para todos sus varones de 18 años. Éste dura dos años y sólo se puede eximir por razones excepcionales, como enfermedad o ser parte de un equipo olímpico. Las mujeres también pueden optar por hacerlo. A cambio de estos dos años los jóvenes reciben un sueldo por el trabajo que podrían haber realizado en esa etapa. Una vez finalizado el periodo pueden optar por continuar una carrera militar o dedicarse a lo que quieran.

sing-6
“Todos para uno y uno para todos”

El sistema de pensiones que tiene Singapur nos llamó mucho la atención ya que es bastante particular y está considerado dentro de los mejores sistemas del mundo. Tal como en nuestro país, tanto el trabajador como el empleador realizan aportes (20% y 10% respectivamente). Sin embargo, los aportes se dividen, a su vez, en tres partes que generan interés anual. Una parte que se destina para pagar el seguro médico, otra va a un fondo de capitalización donde le Estado garantiza un interés fijo más alto que para las otros dos pozos y que no puede ser utilizado hasta el momento de la jubilación, y la última parte va para ahorros. Estos ahorros pueden ser usados para comprar la vivienda pública, por ejemplo, pero en el caso de que luego se venda esa propiedad, el dinero de la venta deberá ser reintegrada al pozo. Luego al jubilarse el empleado, todos los ahorros en los tres pozos se cobran en un único momento, y quedando a merced del jubilado cómo los va a distribuir a lo largo de los años restantes.

Ya te podés dar una idea de cuán controlado tiene todo el gobierno con el sistema de viviendas públicas, los permisos para el transporte de privados, las duras leyes y multas, el sistema de pensiones y el servicio militar obligatorio. Pero la frutilla del postre es que no hay libertad de prensa. Sí es verdad que hay varios periódicos pero, y acá está la trampa, todos pertenecen a una misma empresa que es controlada por el gobierno. Sin embargo, según nos contaron nuestros hosts, hay formas de hacer llegar propuestas para cambios, siempre y cuando sean constructivas y respetuosas. Quizás porque somos argentinos, nos cuesta mucho entender cómo funciona esto.

Los singapurenses se sienten muy orgullosos de su país, tal es así que no está permitido tener otro pasaporte aparte del suyo. Eso de la “doble ciudadanía” acá no funciona, deben elegir cual quieren, o sos singapurense o sos otra cosa, punto.

 

sing-1

Si estas pensando en visitar este país, te recomendamos leas nuestro posteo sobre que hacer y ver en Singapur.

¡Comentanos a través de Facebook!

2 comentarios en “Singapur, el pequeño gigante

  1. El mejor post!!! una amiga lo habia leido y me dijo que lo lea que estaba buenisimo y no se equivocó! ZARPADO.
    Acá va nuestra pregunta pls contesten: A los turistas se les informa lo de mascar chicle ??? yo siempre tengo chicle ya me imaginaba yendo y que me multen!!! besos!

    1. Gracias Flor!!! 🙂 Nosotros no vimos nada informando sobre lo del chicle (aunque ya lo sabiamos). Igual nos dijeron que si sos turista y te ven comiendo chicle a lo sumo te pedirán que lo tires (a la basura obvio, sino si te van a multar) pero nada más.

¿Nos dejas un comentario? ¡Nos interesa leerte!