Momento de Primeros

De chiquitos la vida está llena de primeros. Primera comida, primer paso, primer “mamá”, primer diente, primer día en el jardín, primer vez sin pañales, primer día de cole, primer examen, primer beso, primer te quiero. Todas cosas desconocidas hasta ese momento y que podían representar algún desafío o generar miedo.

Pero ¿qué nos pasa después? ¿Acaso ya hicimos todo lo que teníamos que hacer en la vida que nos quedamos sin “primeros”? ¿O a medida que crecemos va desapareciendo eso que nos hacía ser más intrépidos y aventureros, que nos animaba a probar cosas nuevas?

Es que nos quedamos cómodos en lo conocido, en lo que sabemos que funciona, en lo estable y seguro, en lo socialmente aceptado, en lo que “todos hacen”. Nos quedamos estancados en nuestra zona de confort sin darnos cuenta.

Desde el primer momento, cuando este viaje solo existía en nuestras cabezas como un proyecto que tomaba fuerzas cada día, la ansiedad y los miedos venían a visitarnos de vez en cuando, incluso cuando no eran bienvenidos. No entendíamos muy bien por qué si era algo que queríamos hacer hacía tiempo, y sabíamos que lo peor que podía pasar era tener que volver, que no existía “el fracaso” porque iba ser todo una experiencia positiva. Y entonces, después de un tiempo, nos dimos cuenta que los fantasmas van a estar siempre porque son como una señal de alerta. Como un gran cartel que dice “¡Cuidado! Estás por salir de tu zona de confort. La casa no se responsabiliza por los daños ocasionados”. Pero está bueno que existan y que se hagan presentes cada tanto, no sólo porque significa que estás por encarar algo nuevo en tu vida, sino también para que cuando los superes, puedas ver como empiezan a hacerse cada vez más chiquitos y vos cada vez más grande. Y esa sensación de verlos achicarse hasta desaparecer es uno de los sentimientos más gratificantes que uno puede sentir. Sentirse victorioso ante sus miedos, esos obstáculos que, inconsciente o no, uno mismo se impone.

Nuestro viaje está lleno de primeros. Primera vez que viajamos tan lejos, primera vez que estamos tanto tiempo alejados de nuestras familias, primera vez que vivimos con lo puesto (y una mochila de 12 kg), primera vez conviviendo con culturas tan distinta a la nuestra, primera vez que no sabemos dónde vamos a dormir el día siguiente ni qué vamos hacer en los próximos tres días, primera vez que viajamos a dedo, primera vez que nos despojamos de los prejuicios y confiamos en la bondad de la gente, primera vez conviviendo 24/7, primera vez sin obligaciones laborales, primera vez sintiéndonos libres de verdad… Y la verdad que se siente increíblemente bien.

Salir de la zona de confort es hacer algo a lo que no estás acostumbrado, es empezar algo nuevo, es, justamente, hacer algo por primera vez.
Es también que te invadan los nervios, la ansiedad, las dudas, los miedos.
Es que se te revuelva la panza y sientas ganas de vomitar.
Es que te cuestiones una y otra vez lo que estás por hacer.
Es animarte, es avanzar, es aprender, es crecer.

Y vos, ¿cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez?

 

¡Comentanos a través de Facebook!

6 comentarios en “Momento de Primeros

  1. Muy lindo el post! Me toca en el alma por que acá gracias Dios todos los días hago algo por primera vez y se siente genial!!! Sigan disfrutando y espero ansiosamente sus próximos posts!

    1. Gracias Javi!
      Es lindo sentir que uno no está solo en esta locura, que somos varios los que nos animamos a perseguir nuestros sueños.
      A seguir ahorrando, que ya les queda menos!! Beso

  2. Que lindo lo que escriben! Y que cierto! Como uno no se da cuenta y termina envuelto en una rutina que no lo satisface pero que es cómoda, que no representa ningún peligro….Es hermoso verlos animarse y disfrutar! Besotes!!

    1. Gracias Vane! Es tal cual decís, uno termina encerrado en lo seguro pero sin disfrutar nada de lo que hace. Lo mas difícil es darse cuenta y cambiarlo, después todo se va dando y hoy estamos muy contentos de haber tomado esa decisión!

¿Nos dejas un comentario? ¡Nos interesa leerte!