La auténtica Bali

A pesar de ser un destino súper turístico (y que algunos lleguen a creer que es un país y no una de las tantas islas de Indonesia) Bali logra mantener su cultura intacta y a la vez fundirse con el mundo occidental. Porque detrás de las tablas de surf y el maquillaje turístico uno puede descubrir un mundo extraordinario y dejarse enamorar por esta isla.

 

A diferencia del resto de Indonesia donde prevalece la mayoría musulmán, en Bali casi todos practican el hinduismo, pero es un hinduismo muy particular que tiene fuerte influencia animista (porque creen que todo tiene alma) y budista (porque creen en santos), por eso se lo llama “hinduismo balinés”.

Un poco de historia…

El Imperio Majapahit Hindú, proveniente de la india, se asentó en la isla de Java y fundó también una colonia en Bali allá por el siglo XIV. Doscientos años después las tropas musulmanas conquistaron Java por lo que la élite hinduista optó por refugiarse en la isla de Bali. Esta migración aristocrática hizo que la religión, el arte y la literatura tomara mucha fuerza e importancia en la isla y, finalmente a principios del siglo XVI, Bali se consagró como reino independiente. Pero no fue hasta el 1908 que, luego de varios intentos, fue sangrientamente arrasada por la Compañía Holandesa de las Indias. Debido a que la prensa internacional acusó a Holanda por la brutal conquista, éste decidió aplicar una política ética respetando y protegiendo la cultura local.
A fines de la Segunda Guerra Mundial, la isla fue ocupada por Japón y liberada por las fuerzas aliadas. Pero no duró mucho porque los holandeses volvieron a ocupar la isla un año después. Entre idas y vueltas, finalmente Holanda cedió todos sus territorios a Indonesia en 1949.

Sobre ceremonias, ritos y rituales.

Las ceremonias religiosas son muy importantes para los balineses, y es por eso que a lo largo de la vida de una persona se celebran varias. En total son trece y comienzan con los seis meses de embarazo, pero las más importantes son el casamiento, la cremación y cuando se liman los colmillos. Sí, dentro de la cultura balinesa los adolescentes por convertirse en adultos deben limarse los colmillos con el objeto de librarse de los malos espíritus. Se cree que los caninos puntiagudos son un símbolo animal y al suavizarlos se purga su “naturaleza animal”.
Para la cremación en cambio, se junta una procesión que transporta el cuerpo al crematorio en un torre portable, la cual es rotada cada vez que llega a una intersección para que el espíritu del fallecido no pueda encontrar el camino de vuelta a su casa para atormentar a los familiares. Una buena ceremonia puede ser extremadamente cara, por eso es que hay familias que se toman meses o incluso años para ahorrar el dinero suficiente, mientras guardan el cadáver en un depósito temporal.
Nos contaban los locales que para ellos es casi imposible ahorrar e irse de vacaciones a otros países como lo hacen los occidentales, primero porque gastan demasiado dinero en estas ceremonias donde participan familiares y amigos y se celebraban con grandes banquetes. Y segundo, porque teniendo todo lo que ofrece Bali, ¿para qué irse a otro lado?

Bali_rituales3
Ceremonia en un templo en los alrededores de Kuta
Bali_rituales7
¡Algunas ofrendas son muy alegres y coloridas!

También están los rituales diarios dentro de la vida de las mujeres balinesas, que consisten en entregar ofrendas a los dioses para agradecer. Estas ofrendas se hacen en canastitas de hojas de coco, llamadas canang, elaboradas detalladamente por ellas. Se las llena con flores de distintos colores y comida (arroz, galletitas, caramelos, entre otros) y se las corona con un sahumerio. El ritual consiste en dejar estos canang en lugares significativos, como dentro de la casa, en los templos, en la puerta de un local o simplemente en la playa. Antes de dejarlas en el sitio elegido, las mujeres las rocían con agua bendita y dan una oración y una reverencia. Este rito se repite mínimamente tres veces al día, y caminando por las calles de la isla se pueden encontrar estas canastitas por todos lados, arrasadas por las motos o pisoteadas por transeúntes. Y no importa si esto sucede, es que una vez que el sahumerio se haya consumido, las plegarias ya fueron recibidas y la ofrenda ya pierde su valor.

Bali_rituales5
Las ofrendas con flores, galletitas, caramelos, arroz y sahumerios
Bali_rituales2
Mujer con su traje típico llevando las ofrendas

Aparte de estos rituales, los balineses tienen fiestas nacionales cuyas fechas son determinadas por dos tipos de calendarios, el wuku y el saka. La fiesta más importante del primer calendario es el Galungan, que ocurre cada 210 días y en este festival los locales se organizan en procesiones que visten sus trajes típicos y se mueven de un templo a otro durante diez días. Los trajes típicos para los hombres es un sarung (una especie de pareo que se enrolla en la cintura como una pollera) y una camisa, por lo general todo blanco, y para las mujeres es también el mismo sarung aunque más coloridos y con distintos motivos, un cinto de tela que envuelve la cintura y una kebaya (parecido a una camisa de encaje)

Bali_ropa
Vestimentas típicas balineses

Además durante este festival colocan en frente de sus casas y templos unos hermosos ornamentos llamados penjor hechos de caña de bamboo y decorados por las mujeres. Mientras más decorados más agradecidos estarán los dioses. Luego de varias semanas de terminado el festival, los balineses deben quemar los penjor y las cenizas ponerlas en un coco que deberá ser enterrado al frente de la casa para alejar a los malos dioses. Pero lo cierto es que muchas veces esto no sucede y después de terminada la celebración se los puede ver aun en las casas decorando las calles.

Bali_rituales6
A pesar de llegar unas semanas después de finalizado, pudimos ver los penjors del festival Galungan
Bali_penjor
Miden unos cuantos metros y los colocan en la entrada de las casas y templos

Otras típicas costumbres, aunque mucho más sangrientas y violentas, son las peleas de gallos y el sacrificio de animales. Las peleas de gallos son muy comunes y en los pueblos más tradicionales se hacen diariamente, aunque es “ilegal”. Como una cosa lleva a la otra, también se hacen apuestas en ellas, y si la policía aparece simplemente se les da su cuota y todo sigue como si nada, ¡siempre al servicio de la comunidad! Se realizan por lo general tres contiendas y los gallos llevan cuchillos en sus patas, la sangre derramada es un sacrificio para los malos dioses.
Por otro lado, cada vez que se construye un templo en una casa (esto es muy común, ya que toda casa balinesa tiene un pequeño templo en su interior) también se debe realizar un sacrificio con perros. Aunque cueste creerlo, atan a los perros de las patas y los golpean hasta la muerte, y ahí es cuando se los ofrecen a los dioses.

Bali_pelea
Multitud reunida para ver la pelea de gallos
Bali_gallos
Así guardan a los gallos para las peleas

Otra cosa muy típica de esta pequeña y fascinante isla, es que todavía sobrevive un sistema de castas que viene desde la India. Para resumirlo, en Bali existen cuatro tipos distintos de casta. El primer nivel es el nivel de los sacerdotes, el segundo sería el de los reyes o gobernantes, el tercero de los comerciantes o administrativos y el cuarto nivel es el que sirve a los otros tres superiores, que alcanza a más del 90% de la población. Aunque antiguamente estaba prohibido el matrimonio entre castas distintas, ahora es bastante común. Cuando una mujer se casa es ella la que se muda a la casa de la familia de su marido donde viven todos juntos. Si una mujer se casa con un hombre de casta superior, ella ascenderá de casta también, por el contrario si se casa con alguien de casta inferior, no solo desciende de casta, sino que será expulsada de su familia por deshonra.
Otra curiosidad es que los nombres balineses designan el orden de nacimiento y sólo son cuatro. Es así como Putuh o Wayan se usan para el primer hijo, Nengah para el segundo, y Nyoman y Ketut para el tercero y cuarto, indistintamente para varones o mujeres. Si se tiene un quinto hijo, el nombre sería algo asi como “repetición del primero”, ¡unos originales bárbaros los balineses!  De todos modos, se usan apodos y algunos bastantes occidentales como Mathew o Nick.

De arroz y algo más…

También es cierto que la balinesa es una comunidad muy unida donde todo se realiza conjuntamente. El más claro ejemplo se da en las plantaciones de arroz. Por su montañosa geografía el cultivo de arroz se hace un poco complicado en esta zona, pero los lugareños han desarrollado los campos escalonados de arroz con un sistema de canales que lleva el agua a los arrozales, ¡algo magnifico para ver! La realidad es que es una labor muy manual y se necesita de varias personas para llevarlo a cabo, por eso es que generalmente en un arrozal hay varias familias enteras trabajando y se ayudan mutuamente. ¡Alrededor del 70% de la población balinesa vive del arroz! En Bali el cultivo de este comienza inundando la zona con agua y luego plantando de forma manual las semillas (ya brotadas anteriormente) en ordenadas filas dejando milimétricos espacios entre ellas. Los cosechadores se tienen que asegurar un nivel abundante de agua hasta el período de maduración, momento en el cual la planta crece hasta casi 40 cm. y se vuelven de color dorado. Allí es cuando se cortan los tallos y se dejan secar, proceso que se realiza de manera muy ordinaria, simplemente despliegan grandes lonas al margen de la calle y ahí es donde los colocan para que el sol haga su trabajo y los deje listos. Para que tengan una idea, todo el proceso desde su siembra hasta su secado dura aproximadamente 200 días.

Bali_arroz3

Bali_arroz

Bali_arroz4


Bali, la preferida

Por todo esto y por sus hermosos paisajes y la tranquilidad del lugar, es que Bali es el destino elegido por mucho expats (extranjeros desarraigados) para vivir, y también es uno de los principales destinos vacacionales de los australianos, sobre todos por sus famosas playas para surfear. La parte sur, como Kuta y Uluwatu, es la preferida de los Aussies, y si uno se pasea por las principales calles de barcitos podría decir que está en “Little Australia” y no en Bali. Los expats, en cambio, eligen los lugares más relajados como Ubud y el norte de la isla. Pero Bali no es sólo conocida por sus playas, por sus coloridos rituales o por la importancia religiosa, sino también por ser una meca artística. Es increíble la cantidad de artistas que alberga esta isla, en parte por haber recibido a muchos aristócratas y artistas allá por las invasiones musulmanas. Desde pintores, escultores en madera o piedra, hasta casas de decoración, en Bali hay para todos los gustos. Muchos de los trabajos de los “expats” están muy vinculados con la exportación de objetos de decoración.

Bali_artistas2
Artista tallando la madera
Bali_artistas
Verdaderas obras de arte

Que la isla de Bali es hermosa no quedan dudas, así como tampoco de que es única. Miles de turistas llegan a esta pero pocos logran darse cuenta del contexto que los rodea. Sería bueno que mas allá de las lindas playas y los verdes campos, uno logre correrse por un momento del simple papel de turista y sepa que está inmerso en una cultura muy singular y especial.

 

¡Comentanos a través de Facebook!

4 comentarios en “La auténtica Bali

  1. Muy bueno! me vi forzado a conocer la otra cara de Bali por ir en la época de lluvias donde no hay nada que hacer en las playas y me encontré con una isla fascinante, que desborda de cultura e historia en cada pueblito. Imposible no enamorarse de ese lugar! qué lindo viaje chicos!

    1. Hola Pol! Podriamos decir entonces que no sólo te empapaste con la lluvia, sino también de la cultura! Si, realmente Bali es fascinante!
      Un abrazo

    1. Hola Ivana! Octubre es una buena época para viajar a Bali, las lluvias arrancan recién en diciembre. Las playas del sur son muy buenas para hacer surf y las del norte son para snorkle o buceo (aunque hay otras islas en indonesia mucho mejor para esto último). En unos días vamos a subir un post sobre que visitar en Bali, por ahi te sirve.
      Cualquier cosa preguntanos! Saludos!

¿Nos dejas un comentario? ¡Nos interesa leerte!