De las reacciones a la despedida

Hace 9 meses atrás decidimos que nos íbamos a ir de viaje, pero no iba a ser uno más.

Decidimos hacer un cambio en lo que veníamos haciendo, ponerle un alto a la rutina y salir en busca de algo nuevo.

En un principio decidimos guardarnos por un tiempo el aviso, queríamos pensarlo un poco y hacerlo más nuestro antes de contarles a todos nuestros allegados que en unos meses partiríamos sin fecha de regreso. Pero esto no fue fácil, la alegría que sentíamos por la decisión y la ansiedad que esta nos generaba para compartirla con los que queremos nos superó.

Así fue como empezamos a contarle a todos nuestros amigos el camino que tomaríamos. Las reacciones fueron muy positivas, todos se alegraron por nosotros y nos tiraron muy buena onda para lo que planeábamos.

Lo cierto es que no nos sorprendieron estas reacciones, sabíamos que el plato fuerte sería comunicárselo a nuestras familias . Y hacia allá fuimos… cuando contamos que nos íbamos de viaje todo fue muy lindo, cuando les dijimos que no sabíamos por cuanto tiempo, las caras ya no fueron las mismas, y al explicar que renunciaríamos a nuestros trabajos para irnos todo cambió. El desconcierto se mezcló con preocupación, seguido de una catarata de interrogantes que les surgían.

¿Y a dónde se van? ¿Por qué Asia y no Europa? ¿Cuándo piensan volver? ¿No les da miedo irse tan lejos? ¿Y van a dejar los trabajos? ¿Tanto esfuerzo en recibirse para esto? ¿Y qué van hacer cuando vuelvan?

Una a una fuimos explicándoles los planes, para luego dejarlos procesar un poco la noticia.

Sabíamos que cuando se dieran cuenta de las ganas que teníamos de llevar esto adelante juntos nos entenderían y su discurso cambiaría. Y así fue, el tiempo hizo su trabajo y las cosas fueron mejorando, empezaron a preguntarnos por el viaje y comenzamos a involucrarlos mostrándoles fotos y artículos para que no sientan tan lejano todo.

Una cosa que notamos fue como las distintas generaciones tomaron la noticia de forma diferente. Por un lado, todas las personas de nuestra edad lo tomaron de forma muy natural y positiva, hasta como algo inevitable. Por el otro, aquellos más grandes no podían creerlo del todo, les costaba entender nuestro plan y nuestras aspiraciones. ¿Será pura casualidad? ¿O todo lo que se habla de las diferencias generacionales se vio plasmado?

Mientras el tiempo transcurría, cada cosa que hacíamos nos acercaba más al viaje.

Una de las más esperadas fue la renuncia a nuestros trabajos. Fue algo muy reconfortante, casi necesario, ya que los últimos tiempos fueron insoportables.

Y el tiempo pasó, los 9 meses fueron historia, y hoy estamos a días de partir, ansiosos por lo que viene. Todos estos días los vivimos de despedida en despedida, saludando amigos y familiares, sabiendo que el próximo abrazo deberá esperar.

Somos conscientes que no vamos a estar para acontecimientos importantes, ya sean buenos o malos, pero que estemos a miles de kilómetros de distancia no significa que no estemos presentes.
Algunos nos creen fríos, distantes, pero lo cierto es que vamos a extrañarlos a todos, pero hoy nuestro presente nos pide algo más.

Muchas gracias a todos por la buena onda y las fuerzas que nos dan!

ezeiza

¡Comentanos a través de Facebook!

5 comentarios en “De las reacciones a la despedida

  1. Me pone feliz que hayan tomado este rumbo. Disfruten de todo al máximo! Los quiero y los voy a extrañar mucho! Mis mejores deseos para esta nueva etapa! Vayan y descubran el mundo!

  2. Veía fotos del viaje pero no sabía la magnitud del mismo.. Felicitaciones chicos! Por arriesgarse, por ser fieles a lo que soñaban, por inspirar a otros a que hagamos lo mismo. Buena ruta!!! Los sigo por acá

¿Nos dejas un comentario? ¡Nos interesa leerte!