10 Cosas para hacer en Yogyakarta

Yogyakarta es una ciudad que tiene mucho para ofrecer y forma parte del itinerario de casi todos los viajeros que recorren Indonesia. Acá te contamos lo que no te podes perder y cómo hacerlo de forma barata.

Aparte de descansar y realizar la extensión de nuestra visa por un mes más (no se pierdan nuestro post con toda la información), pudimos recorrer y hacer bastante.
Acá te contamos las diez cosas que podes hacer en Yogyakarta:

1. VISITAR BOROBUDUR Y VER EL AMANECER EN SETUMBU HILL

Construido hace más de 1200 años por la dinastía Sailendra en Java, es el templo budista más grande del mundo (mientras Angkor Wat es el complejo de templos más grande).
Los bajorrelieves de la fachada del templo cuentan la historia de la cosmología budista (ley del karma, biografía de Buda, etc.) y cuenta con más de 400 estatuas de Buda ubicadas en nichos pero casi todas están decapitadas.

Yogya (27)
Inmenso y hermoso Borobudur
Yogya (25)
¿Te creíste que ibas a ser el único en el templo?
Yogya (22)
El sol empieza a calentar Borobudur

Nosotros alquilamos una moto por 50.000 RP el día y fuimos por nuestra cuenta, que  obviamente es mucho más barato que si contratas un tour. Está a 40 km. de la ciudad pero no es difícil llegar ya que está bastante bien señalizado.

Pequeño detalle, la entrada no es nada barata, cuesta 250.000 RP cada uno, pero si tenés carnet de estudiante accedes a un 50% de descuento. Ah, empezá a peinarte el jopo y estate listo para convertirte en una celebridad ya que todos los locales que anden por ahí van a querer una foto con vos.

Yogya (26)
¡Mister photo mister!

El templo abre a las 6 am. Pero desde Setumbu Hill se puede ver un espectacular amanecer con el volcán Merapi de fondo y el templo debajo de él. Para ir a este viewpoint tenés que pagar 30.000 RP más el parking, y subir unos 15 minutos por un sendero. Vas a poder encontrarlo fácil ya que cuando llegues a la puerta del templo y veas que está cerrado, va a haber carteles indicando este lugar. Sino, preguntas a cualquier en la calle que va a saber dónde querés ir.

Yogya (21)
El sol y los arboles se vuelven a encontrar en Setumbu Hill


2. CONOCER PRAMBANAN

Prambanan es un conjunto de templos hindúes, originalmente más de 200, que están dedicados a la Trímurti (que en sánscrito significa tres formas), la expresión de Dios como el Creador (Brahma), el Preservador (Visnú) y el Destructor (Shiva). Se dice que estos fueron creados en el siglo IX, más precisamente allá por el 856, según unas escrituras fechadas.

Yogya (20)
Acá también vas a tener que compartir el templo con mucha gente

Estos templos se encuentran en las afuera de Yogyakarta (poco más de 15km), muy cerca del aeropuerto de la ciudad. La entrada es igual que la de Borobudur, 250.000 RP por persona, y también aplica el descuento con carnet de estudiante. Estas construcciones simplemente impresionan, cuentan con un detalle increíble. Lamentablemente la mayoría de estos fueron destruidos (verán  alrededor de las grandes torres las ruinas y piedras por todos lados), pero por suerte los grandes pilares siguen en pie para deleitarnos a todos.

Yogya (10)
Impresionantes


3. APRENDER SOBRE EL BATIK

El batik es una “técnica de teñido por reserva“. Es utilizado para colorear tejidos y consiste en aplicar capas de cera sobre las regiones que no se desean teñir, llamadas zonas de reserva, fijándose las tintura en aquellas zonas no reservadas. Este proceso se puede repetir las veces que se desee, lo que permite sobreponer varios colores, logrando así una amplia variedad de matices.

Si bien esto se puede encontrar en varios países de Asia, se dice por acá que Indonesia, y más precisamente Java, es la cuna del mismo. Como siempre pelean con Malasia por el origen de este y tantas otras cosas más.

La palabra “Batik” es una palabra javanesa proveniente del “ambatik”, donde “tik” significa un poco o una gota. Tal es así que la palabra “batik” podría traducirse como “una tela de gotas”.

Si quieren ver estas técnicas y la producción de estas telas pueden hacerlo en muchos lugares dentro de Yogyakarta, simplemente verán carteles en las calles, o más seguro, pregunten donde pueden ir para no meterse en cualquier lado.

Yogya (17)
Fuente: http://thedigitaltrekker.com/
Yogya (18)
Fuente: http://thedigitaltrekker.com/


4. PROBAR KOPI LUWAK

Este excéntrico café es el resultado de la digestión de los granos de café que come el Luwak o civeta de palmera asiática, una especie que se encuentra únicamente en Indonesia. El animal come los granos de café y como no puede digerirlos los desecha enteros y estos son recolectados. Aunque cueste creerlo, es el café más caro del mundo. Un kilo de este café puede llegar a ser vendido en 400 euros.
En Yogyakarta se puede probar este café en varias cafeterías e incluso se consigue en algunos supermercados. Probar una taza de este puede llegar a conseguirse por aproximadamente 5 USD.

Yogya (1)
¡Baratito el café che!


5. VISITAR EL WATER CASTLE

Taman Sari o el Castillo de Agua era antaño uno de los jardines del Sultán de Yogyakarta, creado en el año 1758 como un lugar de recreo en la zona de su palacio o Kraton. Durante varios años estuvo abandonado, pero esta zona fue utilizada por empleados y descendientes del sultán como alojamiento.

Yogya (5)
Water Castle desde los techos aledaños

Este se encuentra detrás del palacio, y para ingresar hay atravesar las ruinas de este, ya que fue destruido por el terremoto que sufrió la ciudad en la mañana del 27 de mayo del 2006, causando más de 3000 muertes. La verdad no es fácil ubicarlo, lo mejor es ingresar y preguntar para que los guíen porque dentro de este complejo van a ver una especie de barrio con muchas casitas y hay que ir doblando en varias ocasiones. La entrada suele cerrar a las 15 hs., pero si llegan un poco más tarde como nosotros, pueden verlos desde el techo de una casa aledaña, desde donde se ve todo y se pueden tomar buenas fotos sin pagar nada.


6. IR DE SHOPPING POR MALIBORO STREET

Esta calle es conocida por ofrecer una amplia variedad de locales de ropa, algún que otro pequeño shopping, y por supuesto puestos de comida y frutas en la calle. Nosotros aprovechamos para preparar nuestra visita a los fríos volcanes ya que Nico tuvo que comprarse un pantalón largo para esto.

Si estás pensando en comprarte unas cervezas para disfrutar en el hotel o con tu couchsurfer, en el único lugar donde las vas a poder conseguir en toda la ciudad, es en el supermercado que se encuentra en la planta baja del shopping en esta avenida. ¡No digas que no te lo avisamos!


7. VER LOS CARRITOS ILUMINADOS EN ALUN ALUN KIDUL

Por las noches, en esta plaza cerca del Water Castle, se despliega un show de carritos  luminosos a pedal. Lo cierto en que la plaza en si no tiene nada, está totalmente vacía, pero a su alrededor es donde sucede todo. Puestos de comidas, bebidas, y la atracción de los coches lámparas. Estos se alquilan para simplemente dar una vuelta a la plaza. Si, tal cual lees, la movida de la noche en Alun Alun es esa. No nos parece muy entretenido la verdad, pero pasarse un rato para ver estos luminosos sobre ruedas y la gente pagando para subirse merece un ratito de tu atención.

Yogya (16)
¡Glamour!
Yogya (2)
¿Como se ven paseando con uno de estos por las plazas de su barrio?

 

8. PASAR UNA TARDE EN LA BLACK BEACH

A una hora de la ciudad podes pasar una tarde en la playa con arena negra de origen volcánico. Es muy linda, aunque un poco descuidada, y las fuertes olas no la hacen apta para bañarse. Lo bueno de esto es que nos vas a tener a ningún turista por ahí y vas a poder recorrer la playa casi en soledad. También es un lindo lugar para ver el atardecer. Además, transitar el camino desde la ciudad hasta la playa vale la pena, pasando por pequeños pueblos, plantaciones de arroz y pintorescos paisajes.

Yogya (28)
La agitada pero casi solitaria Black Beach
Yogya (29)
Arena negra como pocas


9. VER EL ATARDECER EN EL TEMPLO IJO

A 18 km de Yogyakarta, hacia el este de la ciudad, se encuentran los pequeños templos de Ijo o Candi Ijo. Estos reciben este nombre ya que están ubicados sobre una colina con el mismo nombre, a poco más de 400 metros de altura. Fueron construidos entre el siglo X y XI por el Reino de Mataram. Si, los mismos creadores de Borobudur y Prambanan.

La ubicación de estos permite tener una vista privilegiada desde la altura, disfrutando de grandes y verdes campos, las ciudades, el aeropuerto y por supuesto la caída del sol sin nada que se interponga en el medio. Lo mejor de todo es que tu visita es gratis, solo tenés que completar el libro de visitas con tus datos y, como mucho, pagar el parking si llegas en moto.


10. COMER EN LOS WARUNGS

En Yogyakarta encontramos un montón de warungs (cantinas o pequeños restaurantes) en los que vos te servís tu propia comida de una gran variedad de platos. La base es el arroz, por supuesto, y lo acompañas con vegetales y carnes de todo tipo. Ustedes se estarán preguntando dónde está lo mágico o raro de todo esto. Lo cierto es que no tiene nada súper raro, lo único diferente con los demás warungs en los que has comida es que estos son autoservicio. Peeeero para los que nos gusta comer y cada vez que vamos a un lugar la porción que nos sirven no es lo suficientemente grande como para calmar a la bestia, en estos lugares uno puede disfrutar de un plato mucho más acorde a sus pretensiones y salir satisfecho y sin pagar mucho, ya que suelen ser muy baratos.

Les recomendamos uno que se llama Selera Indonesia, sobre la avenida cerca de la calle Prawirotaman, famosa por los hoteles, bares y restoranes. Por 30.000-40.000 RP van a tener dos ricos y abundantes platos de comida a medida y dos bebidas. Simplemente entra, saluda con una sonrisa, agarrá tu plato, servite el arroz que quieras y luego todos los acompañamientos que gustes. Hecho esto, pasa por la caja y mostrá el plato para que vean que te serviste y te hagan la cuenta, agregale la bebida que quieras y a comer.
Por lo que tenemos entendido te cobran por porciones de carnes y verduras u otros. Si te servís arroz con pollo, carne y pescado seguramente te salga caro. Lo ideal sería elegir uno de estos y luego agregar verduras y otras delicias.

Esperamos que puedan disfrutar tanto de Yogyakarta como lo hicimos nosotros. Estos son simplemente 10 cosas que poder hacer y ver, pero hay muchas más. Si querés agregarle el toque final a tu visita a la ciudad, no te olvides de usar Couchsurfing para darle ese valor agregado.

¡Si te gusta el artículo comentanos!

¿Sabías qué?

  • El templo Borobudur es la atracción más visitada de toda Indonesia.
  • Prambanan es el templo hindú más grande del sudeste asiático.
  • En Argentina podés probar el Kopi Luwak en Lattente, una cafetería de Palermo, por tan solo 250$, ¡una ganga!

¡Comentanos a través de Facebook!

¿Nos dejas un comentario? ¡Nos interesa leerte!